Galletas Lego la película

No he estado hibernando, aunque lo parezca. ¡Es sólo que me falta tiempo! Y claro, antes Dios que los santos, y antes las obligaciones que las devociones (por muy ricas que estén)
Así que nos hemos plantado casi sin darnos cuenta en el mes de febrero, y en esta casa eso significa que tenemos algo que celebrar: San Alejandro, justamente hoy.
Y como él quería galletas para repartir entre sus compañeros del colegio, pues eso es lo que ha tenido. Estas mismas:

Galletas lego 7

Desde hace meses mis nenes han estado esperando que se estrenara Lego, la película. Ya nos sabíamos el trailer de memoria y la canción ni os cuento. Así que cuando me dijo que de qué iban a ser sus galletas no me lo pensé.
Creo que lo he dicho en alguna otra ocasión: me encantan las galletas sencillas. Y esta es una de ellas, Emmet. El protagonista (masculino) de la película:

Galletas lego 2

Y acompañando a Emmet, tenemos a Lucy, o Súper Cool. No hay más que verla para darse cuenta de que lo es, con esas pestañas, ese pelo pintado… Por no hablar de la velocidad vertiginosa a la que construye mil y un inventos.

Galletas lego 3

Y para que no fuesen tan solos en la bolsita individual para cada niñ@, hice también la archiconocida pieza de lego. Que oye, parece muy fácil, pero hay que “cuadrar los círculos” y que vayan bien alineados

Galletas lego 5

Galletas lego 6

Le pedí a mi hermano Alfonso que me hiciera unas etiquetas, fijaos qué chulas, con un lego-Alejandro 🙂

etiquetas

Peeero como tengo el despiste que tengo, no sé cómo, pero no le di bien la medida de largo. Así que le puse la etiqueta a un lado, tampoco quedó mal 😉

Y finalmente terminé la caja y las empaqueté para que las llevara al colegio.
¡¡Felicidades Alejandro!!

Galletas lego 8

Anuncios

Galletas angry birds: el making of

¡Hoy celebramos el santo de Alejandro! Y ha estado un mes anunciando a bombo y platillo que va a llevar unas galletas al colegio 😀

Algunas veces me preguntan de dónde saco el tiempo para liarme tanto. Normalmente me organizo y comienzo el trabajo con bastante antelación. Bueno, vale. Quita lo de “organizar” y deja lo de “antelación”. Lo mío es más la desorganización 😉 Por suerte, las galletas aguantan semanas en perfectas condiciones, siempre que se almacenen correctamente, así que se pueden empezar a hacer bastante antes de la fecha.

Aquí no hay truco. Es evidente que en dos sitios a la vez no se puede estar, y no se pueden hacer dos cosas al mismo tiempo. Si te dedicas a decorar galletas, esos ratos no los dedicas a salir, ver la tele, o no hacer nada. La clave está en hacer como los futbolistas: aprovechar los huecos 😉

Las galletas decoradas permiten trabajar poco a poco y con antelación. No sólo es posible, sino que a veces es recomendable y otras es absolutamente necesario esperar esos tiempos (como cuando hay que dejar secar la glasa). Así que se puede compaginar eso con otras actividades.

Esta vez, en cuanto comencé a idear las que hoy lleva al colegio, cogí el teléfono y empecé a apuntar lo que iba sucediendo. Al final, he hecho un “diario” de la creación de estas galletas. Es un poco largo, pero bueno. Si por casualidad estáis aburridos esperando vuestro turno para entrar al dentista, por ejemplo, pues aquí tenéis 10 minutos de lectura asegurada.

Una historia con un final feliz en forma de galleta:

Leer más “Galletas angry birds: el making of”

Galletas Mii

Como todos los septiembres, en casa tenemos dos fechas señaladas: San Miguel, el día 29, y el cumpleaños de Alejandro el día 30. Y como todos los años, hoy ellos llevan galletas al colegio para celebrarlo y repartirlas entre sus amigos.

Hacer unas galletas para niños es fácil: les puedes hacer unas letras si están aprendiendo a leer, unos personajes de sus dibujos favoritos o de su videojuego preferido. En mi casa todo lo que sea de Super Mario tiene el éxito asegurado, pero ya para el santo de Alfonso había hecho las galletas de Super Mario, y quería hacer algo nuevo.

La otra opción que barajé fue hacer algo de pokemon o skylanders, que también les gusta. Pero viendo esas criaturas, lo mejor es cambiar el chip y poner en funcionamiento la neurona hasta que, normalmente una de las noches en las que no puedes conciliar el sueño pensando precisamente en las benditas galletas, se enciende la bombilla.
Exactamente eso ocurrió cuando se me ocurrió hacerles unas de ellos mismos, en versión Wii. Como durante la planificación mental me salen las galletas como churros, pensé que además les iba a hacer un mando, así quedaría el conjunto mucho más chulo. Ya podía dormir 🙂

Así que me puse manos a la obra, y después de amasar, cortar a mano y hornear 120 galletas, comencé con la decoración.

Comencé con los miis. Hice la base de la cara junto con el pelo, los ojos y las gafas:

Leer más “Galletas Mii”

Galletas Angry Birds

Angry birds es un videojuego que ha alcanzado un gran éxito sobre todo desde que se adaptó a dispositivos táctiles, como los basados en Maemo, iOS, Symbian, Java y Android (esto lo he copiado de la Wikipedia 🙂 ). El juego trata de derribar a unos cerdos, que están colocados sobre unas estructuras de madera, cristal y piedra con una especie de tirachinas y disparando pájaros. ¿Y por qué?. Pues porque previamente, esos cerdos con cara de locos pero que de eso no tienen ni un pelo, se habían encargado de robar los huevos de los pájaros, que se cogieron un cabreo importante. De ahí lo de “Angry”.

Estas me las ha pedido mi hijo Alejandro, para llevar hoy al cole y celebrar así su santo, que es el próximo domingo. Ya a lo largo de la semana ha ido adelantando a todos los niños de su clase que iba a llevar unas galletas. Creo que hoy no vamos a tener que tirar de él para que salga de la cama 🙂

Hay un montón de pájaros distintos, y varias clases de cerdos, más o menos resistentes a los ataques de los pájaros. El verde es el que más le gusta a Alejandro, el pájaro boomerang. Si por él hubiera sido, habría hecho todos los personajes, pero nos tuvimos que quedar con 4 modelos.

Lo primero, una vez horneada la galleta, es hacer el borde, en negro. Se deja secar 10 o 15 minutos


Se rellena con la glasa, en este caso roja y blanca y se deja secar un par de horas

Se añaden los detalles

Y una vez que esté seco rellenar con blanco y naranja. Se añade la cola ¡y listo!

Para el Rey pig hice exactamente lo mismo. Primero el borde (para la corona con una boquilla más pequeña)

Rellenar

Hacer el morro, los ojos y las cejas,

Y volver a rellenar. Es importante (y un rollo a veces el tener que esperar) que la glasa se seque en cada paso, sobre todo cuando vamos a rellenar espacios contiguos, ya que si no, corremos el riesgo de que se unan los dos colores.

Para los otros dos modelos exactamente igual.

Para terminarlas, las empaqueté en bolsitas individuales,

y las puse en una caja para poderlas transportar más fácilmente al colegio.

Espero que les gusten a todos, y felicidades a mi “Angry” Alejandro!!

Si os gustaría aprender a hacer galletas decoradas como estas, os invito a los cursos que de nuevo abrimos, aquí tenéis toda la información 🙂

Galletas Lego Indiana Jones

Pues como ya os decía ayer, hoy seguimos de celebración. Alejandro cumple…¡¡6 años!!. Pero si hace dos días le estaba haciendo la tarta de los pingüinos!

No solo de Lego Piratas del Caribe viven mis hijos. De hecho, el primer juego de Lego que tuvieron fue el de Indiana Jones, como siempre, regalado por Alfonso. Al parecer es un juego muy entretenido, creo que te puedes tirar mil veces por un barranco y no te mueres nunca, lo cual es un punto a favor. Decidí que lo mejor era que los dos llevasen galletas de los dos modelos, mitad piratas, mitad Indiana Jones.

Como una galleta me parecía poco, pensé en añadir algo más. ¿Pero qué?. ¿El logo de Lego?. ¿Otro personaje? No, demasiado complicado. Teniendo en cuenta que son 25 niños por clase mas dos maestros, a dos galletas por cada uno mas unas cuantas por las que se estropean, de mi horno tenían que salir (y luego tenía que decorar) más de 110 galletas. Para salir loca, vamos. Así que se me ocurrió ponerle una espada a Sparrow y un látigo a Indi, algo sencillito. Intenté que se pareciesen lo más posible a una espada y un látigo, aunque según dicen mis hijos, la espada que hice es la de Barbanegra. Vaya por Dios, debería haber prestado más atención a las CUATRO películas de más de TRES horas cuando las vimos…

Estas las hice antes que las de Sparrow. Me parecieron más sencillas.
Primero la cabeza,

Sombrero,

Ojos y boca,

Y el resto de detalles de la cara

Se termina el sombrero, y ya está. Ahora hay que hacer otros 28!!

Con los puntitos de la barba también eché un buen rato…

Y para envolverlas, pues lo mismo que con las de Piratas del Caribe, como pude hice las etiquetas utilizando las dos cosas que sé de photoshop. Y luego imprime, recorta y grapa

Y ahora sí, las dos bandejas preparadas para llevarlas. Ayer una y hoy otra. No sé las horas que me ha llevado hacer las galletas. Perdí la cuenta cuando iba por 20. Pero verlos entrar al colegio tan orgullosos con su bandeja en brazos, como dice el anuncio, ¡no tiene precio!

¡¡Feliz cumpleaños Alejandro!! 🙂

Galletas Lego Piratas del Caribe

¿Adivináis para quién?

Os doy una pista. Con eso y teniendo en cuenta que hoy es San Miguel, creo que dejo la cosa bastante clara…

Otra vez septiembre. Y otra vez dos celebraciones pegadas: El santo de Miguel y el cumpleaños de Alejandro. Y los dos quieren llevar algo al colegio para celebrarlo con sus amigos.

Ya desde principios de septiembre estaba dándole vueltas a la cabeza pensando qué hacer. Les pregunté a ellos, pero no se decidían. Casi mejor, porque cuando están inspirados, me piden cada cosa… Así que tiré por lo seguro. A los dos les gusta mucho jugar a la Wii en general y a LEGO Piratas del Caribe en particular. Y si tenía que hacer un Sparrow, mucho mejor que fuera un muñeco, si no, podría parecerse a cualquier cosa. El de LEGO es un muñequillo muy gracioso, incluso con los mismos andares y gestos que el de la película.

Una vez cortadas y horneadas las galletas, comienzo con la decoración. Primero el pañuelo

Luego la cabeza

El pelo

Y por último los detalles, la cara

Y el adorno del pelo

Para envolverlas pensé en hacer unas etiquetas que saqué de una foto del juego, poniendo el nombre y la fecha de hoy.

Y finalmente, forré la tapa de una caja para transportarlas. Así es como han ido esta mañana al colegio

Si os han gustado las galletas de hoy no os perdáis las de mañana, que es el cumpleaños de Alejandro, y también tiene las suyas!!

Muchas felicidades, Miguel!! 😉

Macetas de galletas

Me encantó hacer estas macetillas. Y eso que aquella semana fue un poco estresante, había poco tiempo, muchas que hacer y además eran bastante laboriosas.

Fue el regalillo que Alejandro llevó al colegio para repartir a sus compañeros en el día de su santo. Veintisiete macetas, 26 para los niños de la clase y la seño, y una para Leo, que como podéis comprobar, dio buena cuenta de la que le tocó

Hice bastantes fotos, pero no las suficientes para un paso a paso detallado. Sin embargo pondré las que tengo, algo es algo.

Hacer la masa y hornear las galletas. Son de mantequilla, pinchadas con un palo de los de brocheta con mucho cuidado para que no se rompan. Como ocurre con casi todo, con la práctica se hace sin dificultad.

Preparar la glasa y teñirla. Decorar las galletas:

Una vez decoradas las galletas, hay que formar los “tiestos” y recortar las hojas. Para ello hay que sacar la plantilla en cartulina y recortarla, en este caso con tijeras onduladas. Esta operación se puede realizar a partir de las 11 de la noche, es muy relajante y ayuda a conciliar el sueño. Sólo hay que tener la precaución de soltar las tijeras a la primera cabezada 😉

Hornear las magdalenas. Elegí una receta de chocolate para que se pareciese al color de la tierra

A estas alturas se me planteaba un problema, y era cómo iba a trasladarlas hasta el colegio… ¿En una bandeja?. Seguro que alguna acababa en el suelo. ¿En una cesta? no pegaba mucho, y encima no podrían ir derechas, con lo que igual se estropeaban. Así que decidí forrar una tapa de una caja de folios, y me vino de perlas!!!

Bueno, pues ahora viene la mejor parte, montarlas.

Haciendo un agujero a la hoja, se introduce por el palo antes de “plantar” la flor en la magdalena

Les puse una etiqueta con la fecha y el acontecimiento:

Y ahora, todas a la caja. Como recién empaquetadas en el vivero

Así quedaban muy bien, pero teniendo en cuenta que eran para niños de 5 años era obligado envolverlas, que nunca se sabe por cuántos sitios van a pasar antes de llegar a casa…

Espero que les gustasen a todos l@s amig@s de Alejandro 🙂